Cómo las redes sociales afectan la salud mental Por Karla Palma


Con todo al alcance de la mano, las redes sociales se han convertido en parte de la vida cotidiana. Las redes sociales se han convertido en algo que ha cambiado la forma en que las personas interactúan y cómo los usuarios obtienen información. Existen aspectos positivos y negativos hacia las redes sociales; Sin embargo, muchas de las veces las redes sociales pueden volverse negativas cuando se usan excesivamente. Todos somos diferentes y usamos las redes sociales de diferentes maneras. Uno de los aspectos más destacados de las redes sociales es la apariencia física de una persona. Las redes sociales han brindado a sus usuarios varias funciones y filtros para alterar sus rostros y cuerpos con el fin de mejorar su apariencia. Estos filtros distorsionan la apariencia real de la persona en algo que la persona no es. Los filtros son temporales y se convierten en un reemplazo para aquellos que desean modificar su apariencia de forma permanente con los filtros principalmente utilizados en Snapchat e Instagram. Debido a que los filtros son ampliamente utilizados, esto puede impactar directamente en la autoestima de los usuarios de las redes sociales. Al mirar a los influencers en las redes sociales, uno se olvida de que su publicación probablemente ha sido muy editada y mejorada para que luzca perfecta. Incluso algunos de los llamados “influencers” que buscan dejar un mensaje positivo hacia la sociedad, son los que más editan sus apariencias físicas para así verse como perfectos . Siendo realistas, es imposible alcanzar tal perfección en la vida real.

Las redes sociales son una versión miniatura de la vida de alguien o todo lo que alguien anhela tener. Todo lo que se ve en las redes sociales rara vez es el alcance completo de lo que es la realidad, creando un efecto dominó en los usuarios de las redes sociales hacia sus emociones y cómo se sienten hacia ellos mismos y hacia los demás. Las redes sociales se han convertido en una de las mayores fuentes de búsqueda de información. Aunque las redes sociales han creado una salida para que varios creadores de contenido tengan una plataforma, algunos creadores han utilizado su influencia para difundir información falsa y engañar a los usuarios de las redes sociales. Independientemente de la aplicación que se esté utilizando, todas las aplicaciones tienen este problema. También es importante recordar que las redes sociales no deben ser el único recurso para recopilar información sobre cualquier tema. Desde la política hasta cómo debería verse tu imagen corporal. Por esto, es importante encontrar los recursos adecuados para cualquier tipo de tema. Las redes sociales pueden convertirse rápidamente en un lugar de negatividad y toxicidad. Esto puede tener un impacto negativo en la salud mental de alguien al permitir que las redes sociales se conviertan en una prioridad y que la persona en línea tenga más importancia que tu vida real. Aquí hay algunas preguntas que los usuarios deberían hacerse para verificar los motivos por lo que se están usando las redes sociales.

  • ¿Estás usando las redes sociales como un sustituto de la vida real? Por ejemplo, si te sientes solo, en lugar de hablar o salir con tus amigos de la vida real, ¿recurre a las redes sociales? Las redes sociales son rápidas y convenientes cuando se trata de satisfacer los antojos de la interacción humana. Otro ejemplo es cuando te sientes deprimido, recurres a las redes sociales para expresar cómo te sientes en lugar de hablar con un amigo, dar un paseo o ir al gimnasio.

  • ¿Qué tipo de usuario de redes sociales eres? ¿Usuario pasivo o activo? Un usuario pasivo de las redes sociales es cuando simplemente se desplaza por las redes sociales de forma anónima. Mientras que un usuario activo de las redes sociales busca conexiones con la mayor parte del contenido que se le muestra.

  • ¿Las redes sociales son motivo de decepción en tu vida? Muchos usuarios de las redes sociales tienden a centrarse en lo que otras personas tienen y en lo que a ellos personalmente les falta. Otra gran decepción que las redes sociales pueden hacer sentir a los usuarios es que tienen que cambiar su apariencia para encajar en la comunidad en línea.


Estos son algunos ejemplos de cuándo una persona está comenzando un uso tóxico y no saludable de las redes sociales:

  1. Cuando se siente solo, deprimido, ansioso o estresado, usa las redes sociales con más frecuencia de una manera que alivia la conexión con los demás.

  2. Te encuentras pasando más tiempo en las redes sociales que con tus amigos del mundo real. Te distraes de lo que es verdaderamente importante en el mundo real y te enfocas más en el mundo en línea.

  3. Cuando usas las redes sociales sientes un sentimiento de insatisfacción con tu vida personal, social y tu cuerpo físico. Comienzas a comparar tu vida con la de otros y sientes la necesidad de cambiarte a ti mismo para verte "mejor".

  4. Estos sentimientos negativos comienzan a afectar tu estado de ánimo con más frecuencia y empeoran los posibles síntomas de depresión, ansiedad y estrés. Te das cuenta de que tienes menos tiempo para reflexionar sobre ti mismo al interactuar solo con las redes sociales.

  5. Por último, sigues recurriendo a las redes sociales en busca de una respuesta o un mecanismo de afrontamiento, sin embargo, creas un ciclo que nunca termina.


Aquí hay algunos consejos útiles sobre cómo reducir la cantidad de tiempo que pasas en las redes sociales y se vuelve negativo en tu vida. Siendo realistas, no hay forma de que las redes sociales puedan eliminarse por completo de tu vida porque las redes sociales impulsan el mundo que nos rodea. Lo que puede ser realista es la forma en que usas las redes sociales. Con tantas aplicaciones disponibles, puede haber dificultades para administrar todo lo que te alimentas a ti mismo.

  1. Crea un seguimiento de las aplicaciones que usas más y en las que pasas más tiempo. En función de sus tiempos, establece pequeños objetivos realistas que ayuden a reducir la cantidad de tiempo dedicado a cada aplicación.

  2. Apaga tu teléfono o pon tu teléfono en "no molestar" todos los días o cada dos días a una hora determinada del día. También puede haber reglas sobre dónde y cuándo no usar los teléfonos. Por ejemplo, no usar teléfonos cuando se come en la mesa.

  3. Cuando las redes sociales se vuelven demasiado adictivas y consumen por completo tu vida, una gran solución es desactivar las notificaciones de las redes sociales. Este pequeño cambio puede ayudarte a recuperar el sentido de enfoque en tí mismo o en otras responsabilidades que puedas tener.

  4. Por último, elimina las aplicaciones de redes sociales que no necesitas usar usualmente. No tiene sentido mantener aplicaciones que no son necesarias. No te estás perdiendo cosas importantes.

Es importante encontrar un equilibrio saludable en el uso de las redes sociales, y puede verse diferente para todos. Las redes sociales aún son bastante nuevas y evolucionan continuamente a medida que pasa el tiempo. Es importante cuidar tu salud mental y dejar de lado las redes sociales para seguir viviendo en el mundo real.