Depresión Posparto


La depresión posparto es muy común en las madres. Cambios hormonales pueden desencadenar la depresión posparto por los desbalances en el estrógeno, progestágeno y la tiroides. Hay un examen de sangre que puede decir si la mujer lo tiene o no. Lo que bastante gente no se pone a pensar, es que la depresión posparto no solo ocurre en las mujeres embarazadas, sino también en los esposos.


El 2% al 25% de padres sufren de depresión posparto, y el porcentaje puede incrementarse a un 50% si la madre también sufre de depresión posparto. Hay diferentes razones por las cuales la depresión posparto afecta a la madre y al padre. Muchas mujeres se sienten agotadas, confusas, y privadas de sueño después del nacimiento de su hijo/a y no estaban preparadas después de dar a luz. Esta enfermedad de salud mental es común y afecta al 10 o 20% de nuevas madres. Las madres hispanas tienen más riesgo de desarrollar la enfermedad. Hay diferentes síntomas que ocurren, incluyendo tristeza, ansiedad, llanto y depresión. Usualmente las madres experimentan estos sentimientos durante las dos primeras semanas después del embarazo, pero la depresión posparto es más duradera e intensa. Otros síntomas incluyen estado de ánimo deprimido, cambios abruptos de humor, irritabilidad, sentimientos de inutilidad, culpa o insuficiencia, aislarse, insomnio, pérdida de energía, enfado, ataques de pánico, pensamientos de hacerse daño a alguien más, y pensamientos de muerte o suicido.


Como dije anteriormente, el posparto también afecta al esposo. A veces los padres tienen dificultad estableciendo un lazo de apego con su bebé. También el padre puede tener falta de apoyo, pueden ver cambios abruptos en la relación como falta de intimidad, estrés y también pueden afectar los niveles de testosterona. Aunque pueda ser que no haya lágrimas, no significa que no tengan un tipo de tristeza o cambio emocional. Hay muchas formas de que la depresión se puede manifestar. Es más probable que si un hombre está sufriendo de estos síntomas, recurra a abusar de sustancias, cometa violencia doméstica, o no apoyar a su pareja y empeorar la relación.


Las consecuencias podrían impactar el bienestar de la familia, especialmente a los niños. Es importante estar al tanto de cambios físicos y mentales. Hay diferentes factores de riesgo para ambos géneros, pero ambos pueden tomar las mismas precauciones para prevenir el desorden de ánimo.


Para detectar la depresión posparto, hay un cuestionario que le pueden hacer a ambos para distinguir si tienen principios de la enfermedad.


Las parejas deberían prepararse para el embarazo y estar informados de las diferentes reacciones que pueden ocurrir después del parto. Mantener una buena salud física y mental es importante, y es fundamental alimentarse correctamente. Establecer prioridades previamente a que nazca el bebé para prevenir el caos. El último, y tal vez el paso más importante es aceptar ayuda. No solamente hablo de ayuda familiar y de amigos, pero también no negar ayuda de un especialista si lo necesita.


Hay diferentes orientadores que pueden ayudar con técnicas de psicoterapia. Eso significa que la persona y el terapeuta tenga una buena relación terapéutica y que el terapeuta pueda resolver creencias problemáticas, conductas, mejorar la autoestima, etc.


La terapia es muy efectiva y hay diferentes enfoques dependiendo de lo que cada individuo necesita. Es importante que la pareja o individuo sepa de qué consiste cada orientador, porque hay diferentes letras en la titulación que van detrás del nombre. Las abreviaturas dan referencia a la formación y preparación que el terapeuta tiene. Por ejemplo, el orientador profesional titulado (LPC en inglés) es una persona formada para tratar trastornos emocionales, de salud mental y de la conducta. En otra mano, la terapeuta de pareja y de familia titulada (Licensed marriage and family therapist en inglés) es una persona que trata una amplia gama de trastornos mentales, pero también ayuda a las parejas y a familias con los problemas y obstáculos que tienen. Por último, el orientado clínico en el abuso de substancias (licensed clinical alcohol and drug abuse counselor en inglés) es un especialista en trabajar con individuos y familias en afrontar problemas de abuso de sustancias.


Madres y padres pueden sufrir de diferentes problemas que provienen del mismo problema inicial. En este caso, el posparto afecta a la mujer y al hombre diferente. Puede ser que la pareja necesite terapia junta para luchar por el matrimonio que está siendo afectado, o puede ser que cada persona necesite terapia para trastornos mentales o emocionales diferentes. El primer paso de encontrar ayuda es encontrar a alguien que entienda el problema y que pueda guiar al cliente. Ambas personas pueden ser que no necesiten el mismo tipo de terapia porque el posparto afecta a cada individuo distinto.