Enfermedades Mentales Más Comunes En Mujeres Por Camila Kettenhofen


Durante muchos años la salud mental había sido un tabú para la sociedad.Con el paso del tiempo estos pensamientos han sido desafiados y han ido creando un entorno más seguro para los diferentes tipos de trastornos mentales. Muchas de estas veces, estos tipos de enfermedades mentales no eran tratadas y las personas vivían atormentadas toda su vida por no poder atender y tratar su salud mental. Hablando sobre la historia de la salud mental y como este tabú ha estado siendo más normalizado, las mujeres juegan un papel esencial en el tratamiento y estudio de estas enfermedades.

Desde hace mucho tiempo a las mujeres se les etiqueta como “histéricas” “locas” “sentimentales” “débiles” y muchos más. Pero en realidad hay alguna diferencia entre lo que sentimos las mujeres y los hombres? ¿Qué enfermedades mentales son más comunes en las mujeres?.


La batalla contra la salud mental de las mujeres es uno de los problemas más difíciles que enfrenta la salud mental. Para empezar, puede ser difícil diagnosticar enfermedades graves como la esquizofrenia, el trastorno de bipolaridad, la depresión y la ansiedad. El estigma social asociado a este tipo de condiciones en la salud mental es quizás la barrera más difícil para la atención y tratamiento de estas enfermedades. Las mujeres se ven afectadas de manera desproporcionada por la falta de voluntad de los pacientes para buscar atención por problemas de salud mental, en parte porque las mujeres son más vulnerables que los hombres, pero eso no quiere decir que sean más complicadas.


Además del género, las influencias y los factores socioculturales tienen un impacto significativo en las mujeres. Ha habido una larga tradición en la sociedad de que las mujeres han estado entregadas en el hogar con todas las responsabilidades principales de criar a los niños y cuidar de su familia. Aunque los roles de género han cambiado en nuestra sociedad con mujeres asumiendo trabajos más poderosos y hombres que se quedan en casa para cuidar a los niños, las mujeres todavía enfrentan una cantidad significativa de estrés, el cual puede desencadenar diferentes trastornos como ansiedad y depresión.


Desafortunadamente, las mujeres han sido sexualizadas en nuestra cultura, ya sea por revistas, películas, programas de televisión etc. Existen varios estudios que demuestran que esta sexualización negativa repetida puede interferir con el desarrollo saludable de la autoestima y la autoimagen femenina. Estos factores pueden provocar depresión, ansiedad, estrés y culpa, y pueden afectar negativamente la salud mental de las mujeres.

Según la Organización Mundial de la Salud, las mujeres tienen dos veces más probabilidades que los hombres de experimentar problemas de salud mental como depresión, trastornos alimentarios y trastornos de pánico. Las mujeres también tienen entre dos y tres veces más probabilidades que los hombres de intentar suicidarse, aunque los hombres se suicidan cuatro veces más a menudo. Ya sea hombre o mujer, viejo o joven, rico o pobre, cada paciente tiene su propia experiencia única en la salud mental de la mujer. Aunque los signos y efectos de los trastornos de salud mental específicos de las mujeres son similares, las mujeres también enfrentan obstáculos diferentes a los de los hombres con respecto a cómo ven e interpretan los síntomas y cómo se formulan los métodos de tratamiento.


Si tu o alguien cercano tiene un trastorno mental, no esperes para buscar tratamiento. Cualquiera que sea la razón para retrasar el tratamiento del trastorno de salud mental de la mujer, ya sea porque "no es el momento adecuado" o porque se siente avergonzada o asustada, recuerda que cuanto antes obtengas ayuda, antes comenzarás una nueva vida libre de la limitaciones de alguna enfermedad mental.

.

.

.

.

ABOUT




Me llamo Camila Kettenhofen, soy mexicana y he vivido en Estados Unidos por cuatro años. Actualmente estoy en mi último semestre de la carrera de Psicología en la Universidad del Norte de Texas. Al graduarme, está en mis planes hacer una maestría en Child Psychology. Siempre me ha gustado mucho la psicología y me apasiona aprender y tratar de entender cómo funciona todo alrededor del mundo y a la vez, ser facilitadora para que la gente pueda vivir una mejor vida con su salud mental.