Sexualidad En Los Adolescentes. Por: Laura Santos

Actualizado: abr 23




Para hablar de sexualidad debemos de hablar de las hormonas que hacen parte de esta etapa en la adolescencia. Las principales hormonas sexuales son la testosterona, el estrógeno y la progesterona estas desencadenan cambios físicos, como la voz grave y vello facial en los chicos, y desarrollo de los pechos y el inicio de la menstruación en las chicas. Las hormonas siempre están presentes en ambos sexos a lo largo de toda la infancia. Pero con la aparición de la pubertad la función de las hormonas cambia. En las mujeres, el estrógeno y la progesterona fluctúan con el ciclo menstrual. Estas hormonas están determinadas a ciertas sustancias químicas en el cerebro que controlan el estado de animo. En los hombres, la testosterona cuenta con receptores especialmente en la amígdala, la estructura del cerebro que controla la agresión o el miedo. Las hormonas sexuales son particularmente activas en el sistema límbico, el centro emocional del cerebro. Esto explica porque los adolescentes no solo son emocionalmente inestables, sino que llegan incluso a buscar experiencias de mucha carga emocional.

La sexualidad es una parte fundamental en la adolescencia porque la pubertad cambia los órganos sexuales y los sentimientos sexuales también aparecen naturalmente. Cada familia tiene diferentes filosofías y opiniones acerca de la sexualidad. Es primordial entender que biológicamente es normal y natural tener emociones sexuales cuando se es adolescente. La adolescencia esta marcada por una mayor conciencia de las sensaciones sexuales.

¿Cómo abordo el tema de la sexualidad con mi adolescente?

Habla abiertamente con tu hijo acerca de la sexualidad. Recuérdales que no tienen que sentirse presionados a tener relaciones sexuales y que pueden esperar a cuando sea el momento indicado para ellos. Es decir, que no sientan presión por que los amigos de la escuela lo están haciendo. Todo esto se puede comunicar de una manera calmada y sin que tu adolescente se sienta juzgado o avergonzado. Puedes comunicar tus valores y creencias acerca de las relaciones sentimentales y sexuales con tu adolescente para fomentar la confianza. Escucha también sus opiniones, miedos y preocupaciones. Desde un punto de vista de salud es recomendable que tu adolescente use protección, o métodos anticonceptivos si estará teniendo relaciones sexuales para prevenir embarazos o infecciones de transmisión sexual. Puedes aconsejarles que tener relaciones sexuales sin compromisos puede generar mucho dolor emocional. Siempre asegúrate de que tu adolescente este a salvo, y de que tengan toda la información que necesitan para estar en una relación tanto sexual como emocional. Por ejemplo, información acerca de los riesgos y compromisos de tener un embarazo a temprana edad, y los diferentes tipos de infecciones de transmisión sexual.

La idea no es generar miedo en tu adolescente sino mantenerlos informados. Si piensas que estas conductas ya están fuera de la “normalidad” esta bien intervenir y buscar ayuda profesional para tu adolescente. Lo mas importante es que tu adolescente vea que puede confiar y contar contigo para que juntos puedan afrontar todos los cambios que ocurren en la adolescencia. Esta bien tener limites y reglas, pero siempre asegúrate que exista conexión y comunicación entre tu y tu adolescente.